¿Rumbo al fin de la era del dólar?

No tienen la vistosidad de la caída del Muro de Berlín, o el dramatismo del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York o a la sede del Pentágono.  Sin embargo, los recientes movimientos y pronunciamientos alrededor del dólar conforman un expediente geoestratégico de gran importancia por sus eventuales alcances:

1                 Los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América aprobaron el tratado constitutivo del sucre, la moneda que pretende ser una alternativa al dólar y que los países usarán en operaciones de comercio exterior.

De acuerdo con un reporte del periódico español El País, al cónclave, efectuado en Cochabamba, Bolivia, acudió como invitado especial el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Patrushev Nicolai Platonovic, quien destacó los esfuerzos de integración de los países del Alba.

2                 China y Rusia confirmaron que les gustaría expandir el uso de sus monedas nacionales, el yuan y el rublo, en su comercio bilateral, a fin de reducir la dependencia del dólar y el euro

En contraparte, la agencia Reuters hizo notar que ambos países tendrían mucho que perder si el valor del dólar cayera abruptamente, porque gran parte de sus reservas internacionales están denominadas en esa moneda.

3                 También la agencia Reuters informó que en un evento organizado por la revista The Economist en la bolsa de Nueva York, el magnate George Soros dijo que el dólar debe perder valor ante al yuan chino para que EU contenga su déficit.

Asimismo, Soros planteó que la globalización de los mercados financieros fue construida sobre una simulación: que estos podían ser librados a sus propios mecanismos.  Dijo que lo que se necesita es una regulación global.

4                 Junto a lo anterior, hay que mencionar la fortaleza que el euro ha venido mostrando frente al dólar.

Pareceríamos estar frente a las piezas de un realineamiento de fuerzas a nivel internacional.  Y la primera pregunta que surge es cuál será la estrategia que asumirá Estados Unidos ante ese evento.  Es previsible un fuerte debate interno sobre su rol como potencia.

El tema tiene una alta carga simbólica –el dólar como un ícono del poderío estadounidense-, pero no se limita a ello por su amplio potencial de secuelas en los terrenos concretos de lo económico y lo comercial.

También habría que preguntar cuál es la perspectiva que nuestros líderes políticos –de derechas, de izquierda o de centro- tienen al respecto.  No pueden permanecer ajenos a lo que ocurre, pues por nuestros amplios nexos en diferentes ámbitos, lo que ocurra con EU inevitablemente repercutirá en México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s