A 35 años de “garganta profunda” y el Watergate

Hola:

Por acá, de regreso, para desear a los tertulianos –y a nuestros otros visitantes- lo mejor para el 2009, en lo personal, en lo familiar y en lo profesional.

Aprovecho para comentar un tema que quise abordar en el momento del fallecimiento de Mark Felt, “garganta profunda”. Son inquietudes que expresó Bob Woodward en su libro “The Secret Man”.

Por ejemplo, Woodward decía que durante la polémica del Watergate en ese tiempo no había tiempo para reflexionar sobre los motivos de sus fuentes: ¿Por qué hablaban? ¿Por qué no decían públicamente lo que sabían?

Hay otros dos aspectos interesantes en la relación entre el periodista y sus fuentes: 1) ¿Cuánto puede saber el periodista acerca de lo que realmente está pasando? 2) Los informantes juegan con sus propias reglas.

Hasta antes de que el propio Felt revelara que él fue “garganta profunda”, Woodward y Carl Bernstein siempre se manejaron en la idea de que un reportero debe proteger la confidencialidad de sus fuentes.

Van a cumplirse 35 años de la dimisión de Nixon. ¿Qué tan vigentes son esos planteamientos ante los acelerados cambios que hay en el periodismo? ¿Siguen siendo aplicables en nuestro entorno político?

En nuestros medios, el deceso de Felt quedó básicamente en el plano informativo; no hubo mayores reflexiones al respecto. Por eso quizá convenga algún intercambio de inicio de año, antes de partir la rosca de Reyes.

Va un abrazo afectuoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s