Los juegos olímpicos chinos y el fantasma de Berlín

Queridos Tertulianos:

 Perdón por la ausencia.  Ni hablar señor xsibaja, le explico que con este calor defeño sí se siente uno un poco en el desierto… Pero bueno, como siempre hay muchos temas para compartir y para investigar. Van algunas dudas que me surgieron durante la lectura de una biografía-apología de F. D. Roosevelt.  El autor plantea que fue la crisis del 29 lo que hizo posible el ascenso de Hitler. Señala que los líderes de diversas naciones reaccionaron de manera diferente ante esa situación y marca el contraste entre el camino autoritario que tomaron Hitler, Mussolini y Stalin y el camino “democrático” que tomó Roosevelt.

 

Me surgen, como les decía, varias dudas. ¿Fue únicamente la crisis del 29 lo que hizo posible el ascenso de Hitler? Conocía yo la versión, muy difundida entre los alemanes, de que parte importante del impacto favorable que tuvo el discurso hitleriano en el espíritu alemán fue apelar a la dignidad pisoteada por las condiciones que las potencias ganadoras -entre ellas EU- le impusieron a Alemania tras la I Guerra Mundial.  Me parece interesante que algunos historiadores contemporáneos como el biógrafo de Roosevelt -el lilbro es del 2000 tras los homenajes de la administración Clinton con la inauguración del memorial- borren esa parte de la historia.

 

Pero hay algo más que me preocupa. Los juegos olímpicos chinos me remiten a los juegos olímpicos de Berlín en lo que se refiere al manejo propagandístico de regímenes autoritarios.  Los chinos han garantizado una cobertura favorable porque hay mucho dinero de por medio. Pero mientras tenemos, quizás una bomba de tiempo por ahí… con el ingrediente adicional de una crisis económica mundial que todavía no sabemos bien a bien cómo va.

Mientras, les comparto también lo que viene en el análisis de la prensa norteamericana publicado por Slate Magazine:

The Post fronts a piece on a Chinese human rights activist who is “treated like a threat to national security” when most countries would consider him “a gadfly.” It’s a pertinent reminder that even as the protesters surrounding the Olympic torch relay focus on Tibet and Sudan, there are plenty of other things to complain about regarding the daily activities of the Chinese government toward its own citizens who have the audacity to challenge authority. As officials get ready for what are expected to be large protests in San Francisco today, the NYT‘s editorial board offers some “free advice” to China, which is said to be looking for a public relations firm to boost its image before the Olympics. “Here’s what you do: Stop arresting dissidents. Stop spreading lies about the Dalai Lama. … Stop being an enabler to Sudan in its genocide in Darfur.”

¿Ustedes qué piensan?  ¿Son demasiadas las neuras proecuponas?

Anuncios

3 Replies to “Los juegos olímpicos chinos y el fantasma de Berlín”

  1. Regina,
    Concuerdo que hay paralelos entre las Olimpiadas hitlerianas con las de la China contemporánea. Dos coyunturas similares podrían fortalecer la analogía: Primero, el liderazgo de regímenes autoritarios dentro de una agenda nacionalista. Segundo Alemania durante la Primera Guerra Mundial había sido apaleada más en sus pretensiones de competir con Inglaterra y Francia por la hegemonía continental. China por razones de una creciente inequidad social, dentro de un régimen ideológico donde se supone no debería haber estas inequidades, requiere de legitimidad interna. También, en el ámbito internacional busca demonstrar “su musculo” económico, tecnológico, y diplomático.

    La idea seria, “no te entrometas con China, porque China tiene con qué responder, y “se puede trabajar con China.” Otro paralelo mexicano seria las fiestas del Centenario de la Independencia, por medio de las que Porfirio Díaz pretendía mostrar una cara moderna, y una semejanza a Europa. Recordemos que en ese entonces se prohibió la circulación de ciudadanos pobres por el centro, y solo los que presentaban un aspecto pulcro podían presenciar los desfiles. En China arreglos similares están en marcha. El más espectacular de ellos es la reducción de tráfico vehicular y el cierre de fábricas para bajar los niveles de contaminación en Beijing.

    Para mí lo sorprendente es la aparente miopía de los líderes chinos en cuanto al manejo de los festejos olímpicos. Parecen no estar enterados del fuerte simbolismo de los juegos en el mundo occidental, sobre todo en relación a los valores de justicia. Otro aspecto que no ha salido a luz es el efecto que visitantes internacionales tendrán en la población china. ¿Sera que estarán aislados de la gente común? , ¿quizá restringidos a circular en ciertas áreas? ¿Que pasara si un visitante italiano en medio de un juego saca un rotulo diciendo liberen a Tíbet? ¿Sera arrestado, o solo le quitaran el estandarte?

    Otro aspecto que salió a luz es lo “artificial” de la vida de China. La historia es de un chef americano que es enviado para montar la logística de la adquisición de alimentos para la escuadra deportiva. Al entrar en un supermercado y tratando de comprar pollo se confunde cuando lo que le muestran como pollo más bien parece un pavo, por el tamaño de la pechuga. A pesar de ello decide llevarlo, ¡al laboratorio esto es! Cual va siendo la sorpresa al descubrir que si es pechuga de pollo, pero invadido de esteroides. Finalmente hallazgos similares se dan en varios productos. De este modo, la delegación americana decide que va importar, toda la comida de EE.UU. Bien por este país, pero que pasará a las naciones que no tenga estos recursos? ¿ Serán expulsados en las pruebas de dopaje?

    En un mundo digital un sinnúmero de fallas están circulando dentro y fuera de China, lo que apunta a un desastre mediático de los juegos de Beijing, y a esto pregunto: ¿no estarán tirando el dinero a la basura?

  2. Hola:

    Les agradezco el rescate de los asuntos político-informativos relacionados con los pejes y las adelitas. Aunque, a decir verdad, el otro asunto que comentan no es menos complicado: como dice una broma trillada, “el asunto está en chino”.

    De entrada, les comento que en una aproximación ligera al tema es posible encontrar diferentes aristas geopolíticas de importancia:

    • China expresó su indignación por una resolución del Congreso estadunidense que le pide suspender la represión a los disidentes tibetanos y conversar con el Dalai Lama.

    • El Comité Olímpico Internacional dijo que no “cruzará” la frontera política para presionar a China a resolver la situación del Tíbet.

    • El presidente del COI, Jacques Rogge, se reunió el miércoles con el primer ministro chino Wen Jiabao, pero rehusó dar detalles sobre su conversación.

    • En Estados Unidos, el Dalai Lama reiteró ayer que no apoyará un boicot contra los juegos olímpicos. Lo dijo en una entrevista en el programa de la cadena NBC Nightly News.

    Esto me hizo recordar algunos asuntos de la visita que el mandatario chino realizó a EU en el 2006:

    • El primer evento en la agenda del mandatario no fue acudir a la Casa Blanca ni reunirse con Condoleezza Rice, sino ir a una reunión con Bill Gates.

    • Antes, la organización “Reporteros sin fronteras” le había enviado una carta al magnate para expresarle su preocupación por la decisión de Microsoft de censurar en su servicio de Internet en China frases como “4 de junio” –fecha de la represión en Tiananmen- y “derechos humanos en China”.

    • EU no descartaba la vía militar como una alternativa para hacer frente a la posibilidad de que Irán posea armas nucleares. En cambio, China se mostraba partidaria del uso de los canales diplomáticos.

    Quizá con otra imagen y con otra dimensión, estamos en una especie de reedición de la “Guerra Fría” que en su momento llevó al boicot de los Juegos Olímpicos en Moscú. ¿Esta vez ocurrirá lo mismo? Por lo pronto, el camino de la antorcha olímpica ha sido muy atropellado.

    Más allá de lo meramente deportivo, atrás hay temas de las grandes ligas de la geopolítica, del juego de fuerzas para lograr una mayor influencia en el reparto económico y comercial en el mundo.

    Bueno, dejo el “escape” por ahora. Ya el lunes volveremos a cantar al ritmo de “…y si Adelita se fuera con otro, la buscaría por tierra y por mar…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s