Café la Tertulia: La Erosión del Realismo

La semana pasada a insistencia de un amigo me puse a ver en su televisión el reciente filme La Vie En Rose, titulo tomado de la canción del mismo nombre interpretada por la célebre Edit Piaf. Existe la leyenda que Piaf se la dedicaba a su amante Yves Montand que conoció en 1944. En esa ocasión, y posteriormente con otro amigo, discutimos la mala recepción que tuvo el filme en Francia.

Este segundo amigo criticaba que no había ilustraciones abiertas sobre la Segunda Guerra Mundial, lo que me recordó  un comentario similar que hice, en su tiempo, sobre la película Frida de Salma Hayek. En Frida vemos los amores y desamores de la artista, con tintes lesbianos y demás; pero viendo este celuloide no nos enteramos de la era pos revolucionaria que es fundamental para el entendimiento del México contemporáneo. ¿Y qué decir de El Mago de Oz (1939)?. ¿A quién se le ocurre un cuento de un reino mágico, en medio de la recesión económica, y mientras que Hitler estaba invadiendo, o instigando, con una escopeta a sus vecinos?

La respuesta inmediata y fácil es, ‘se trata de la necesidad escapista de la sociedad a los pensamientos apocalípticos, y misma que es apoyada por el sistema, para mantener la estabilidad.’ Pero en la post reflexión otros pensamientos me asaltan. El concepto del escapismo se contrapone a la noción de que la realidad es inevitable, y prevaleciente. Esta realidad se concibe como una imposición del sistema político y económico, o como un producto o acción de la naturaleza, siendo el deterioro su proceso, y la muerte su última consecuencia.

Sin embargo el absolutismo del concepto de la “realidad” depende de su inmutabilidad y en el Siglo XXI la realidad, o realismo, esta condición básica de permanencia, esta corroída y se desmorona todos los días. Esto mientras que la épica del escapismo resuena y perdura en la memoria y en las motivaciones humanas.

De este modo el icono de Piaf y el efecto de ver la vida en rosa” cuando su amante la toma en sus brazos” no ha perdido su vigencia. Todavía podemos visualizar una Francia arruinada por la guerra, y a su vez, bombardeada por la poderosa tesitura de la voz de la diva. Cursi, es el adjetivo que cualquier escritor teme de ser acusado al hablar del poder del mito del amor. A pesar de ello, si se es honesto es difícil negar que uno haya visto más de una vez cantar a Judy Garland, “Más Allá del Arcoíris” sin haber sido conmovido. Tampoco es fácil burlarse del absurdo de una Frida Kahlo sentada en su silla de ruedas, en el templete de una pirámide en la casa azul, y vestida en un atuendo con alas anunciándose como la ‘dama mariposa”, nos reímos, pero no nos burlamos del fantástico mundo interior que ella creo para sí.

Por ello celebro el inalterable poder del mito, y temo el declive de la inmutabilidad del realismo.

Anuncios

5 Replies to “Café la Tertulia: La Erosión del Realismo”

  1. Yo tuve una lectura distinta de la misma pelicula, quizas cautivado por la gran caracterizacion que hizo Marion Cotillard. Es cierto que la pelicula se toma bastantes libertades con lo que fue la vida real de Edith Piaf. Sin embargo, para mi es una cinta que necesariamente tiene que ver hacia dentro, es decir, hacia los conflictos de una artista que tenia bastante con que entretenerse con las continuas mutaciones de su personalidad, que hacia afuera, es decir el mundo de la Francia ocupada, luego liberada, luego “beneficiada” por el Plan Marshall, y finalmente integrada al desarrollo de la Comunidad Europea. Mientras todo esto pasa, Edith lucha por liberarse de si misma, y solo lo consigue a traves del uso de su irrepetible voz.
    Cierto, es peligroso aislar a una cinta, o a una obra de arte de su contexto historico, porque entonces corres el riesgo de quedarte con los efectos especiales, pero creo que la pelicula da para muchas lecturas.
    Y donde estan el resto de los tertulianos, pregunto yo?????

  2. Gerardo, si ya me queje de “las vacaciones” no anunciadas pero en este momento exijo participacion, y amenazo con “llevar la fiesta” a otro blog sino hay respuesta. Jalas conmigo sombraespia? P.D. Si las pelicuals mencionadas exploran el mundo interior y entendiendo esto es mas facil enriquecer nuestra experiencia. Saludos

  3. He de confesar -no sin rubor- que La Vie en Rose es una de las muchas clásicas que me falta ver.

    En lo que toca al caso de Frida, me pareció mucho mejor la película que hace años se realizó con Ofelia Medina. Sin embargo, en ambos filmes el problema es que carecen de una contextualización amplia para entender más a fondo a los personajes.

    Hay un libro titulado “La Casa Azul de Coyoacán”, de Meaghan Delahunt, que aporta una interesante perspectiva internacional de esa época: la larga lucha entre Stalin y León Trotsky.

    En una de sus escenas finales imagina los que pudieron ser los sentimientos encontrados de Trotsky al momento de su muerte, entre la imagen de su compañera de muchos años y Frida Kahlo.

  4. Gusto en saber de usted de nuevo. Apunto la referencia y lo pondre en mi canasta de lecturas pendientes.

  5. Bueno, tertulianos, acá voy de regreso yo también!!!
    Felices Pascuas, feliz primavera… Resucitamos, jeje.
    Vamos por partes. La Vie en Rose, estupenda película que, como bien dice sombraespía, es un viaje interior. Pero bueno… ¿se fijaron en la calidad de la estructura narrativa?

    Maravilloso juego de presente-pasado-presente con eslabones super bien cuidados. Y… una secuencia maravillosa en la canción del debut en music hall, tras su adiestramiento en el arte de interpretar y utiilzar su cuerpo. Un recuso estupendo: ahí la protagonista no canta, las cámaras tienen un juego maravilloso que se utilliza para subrayar la sublime interpretación de Cotillard.

    Y bueno, la película me confirma una reflexión que estamos haciendo en la maestría en Historia y que ya había surgido en Un Quijote en México: la narrativa literaria, la narrativa cinematográfica puede darse muchas más libertades para contar una historia que la narrativa académica-histórica. Se vale que alguien en este momento haga este retrato de la Piaf eludiendo el contexto histórico si ha logrado un resultado tan bueno al retratar el mundo interior.

    Me quedo con esas frases de la entrevista final:
    -¿Qué le recomendarías a una mujer madura?
    -Que ame.
    -¿Y a una mujer joven?
    -Que ame.
    -¿Y a una mujer de mediana edad?
    -Que ame.

    Después de eso, no podía quedar más que cerrar con el apoteósico No me Arrepiento de Nada. Ví la película dos veces en dos cines distintos. En uno de ellos, la gente terminó aplaudiendo; en el otro la respuesta fue más tradicional-indiferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s